Ir al contenido

Las influencias de Alanis Morissette: Jagged Little Pill y más allá

En los noventas, Alanis Morissette condensó una bomba de influencias que ayudaron a configurar en panorama actual de las mujeres en el rock:

alanis morissette influencias mujeres rock

El disco bomba fue su tercero, Jagged Little Pill (1995), con el que saltó a la fama. Allí se encontraban las influencias de sus antecedentes más cercanos, como The Cranberries, Liz Phair y Tori Amos, y también otras cantantes de generaciones previas como Joni Mitchell, Sinead O’Connor y Kate Bush.

A su vez, Alanis Morissette influenció a rockeras alternativas como Hayley Williams de Paramore, Amy Lee de Evanescence y Avril Lavigne. También cantantes pop como Taylor Swift, Katy Perry, Kelly Clarkson y Florence + The Machine son deudoras de la autora de You Oughta Know, Hand in my Pocket y otros hits clásicos.

¿Qué influencias tiene Alanis Morissette?

El panorama inmediato de la explosión de Alanis Morissette, a mediados de los noventas, estaba dominado por un rock alternativo (más precisamente, el Grunge) que realmente se encontraba en crisis. De todos modos, las principales influencias de Alanis no eran tanto las bandas heroicas de la época como Nirvana o Pearl Jam, sino las que tenían un sonido “más suave”. The Cranberries es quizás la referencia más directa que podemos encontrar: grandes melodías vocales, guitarras a veces estridentes, otras no tanto. La banda de Dolores O’Riordan configuraron el contexto en el que Alanis Morissette saltó al a fama.

La referencia aquí obligada: Como antecedente directo e inmediato a la “explosión Alanis” tenemos a Liz Phair con Exile in Guyvile (1993). De un sonido más lowfi, la propuesta de Liz Phair era rock guitarrero y sencillo, con letras inteligentes y la dosis necesaria de pop. Exile in Guyvile fue un hit menor que preparó o testeó el terreno para la bomba que dos años después arrojaría Morissette.

Otra gran incidencia es el guitarrista y cantante preferido de Alanis Morissette: Jeff Buckley. Desde sus características inflexiones vocales hasta el carácter intimista de sus canciones se puede verse referido a lo largo de la discografía de la canadiense. Si bien las referencias sonoras están, no es tanto que Alanis intente imitar a artistas como Jeff Buckley o también Bjork, sino que apunta a sus estilos líricos “subconscientes”, es decir, libres del raciocinio.

Yendo más atrás en el tiempo, las influencias de Alanis Morissette las podemos encontrar en algunas mujeres que fueron referencia para la música popular de su época. La primera que mencionaré es Sinead O’Connor, de quien Alanis es muy fan. Si hablamos de esta cantante irlandesa, hablamos además de una excelente voz, de una mujer determinada y con carácter. Cuenta la leyenda, Madonna alentó a Alanis Morissette a inspirarse sobre todo en la carrera inicial de Sinead O’Connor. ¿El resultado? You Oughta Know y millones de ventas.

Otra cantante que ha influido en Alanis Morissette es Kate Bush. Con una originalidad y voz destacables, vale preguntarse, ¿a quién no? Se trata de algo muy personal: poco más que Alanis se decidió a ser cantante al escuchar a Kate Bush.

Escuchando a Joni Mitchell -Por ejemplo Coyote, apertura de su álbum Hejira (1976)-, el enlace es evidente: esa especie de canto recitado o comentado se asemeja a tracks de Alanis Morissette como Front Row o All I Really Want. Con letras intimistas y confesionales acompañadas de una guitarra, Joni Mitchell es una referencia obligada para Alanis. Aún así, cabe notar que al contrario, Joni no le tiene mucho aprecio.

¿A quiénes influyó Alanis Morissette?

Repentinamente las cantantes femeninas comenzaron a encontrar más espacios en las radios. Si antes a Alanis Morissette no los programas radiales no la querían difundir porque ya tenían a Sinead O’Connor o Tori Amos, ahora ella se abrió camino de un portazo. Tras Jagged Little Pill toda una nueva camada de cantantes encontró rápido eco, con Tracy Bonham, Meredith Brooks y Michelle Branch. Otras cantantes, como Sheryl Crow, vieron sus ventas dispararse.

Kelly Clarkson, con su exitoso disco Breakaway (2004), toma varios de los elementos que volvieron a Jagged Little Pill el clásico que es: guitarras estridentes, elementos del rock alternativo con letras de desamor, furia e introspección.

El pop fue uno de los grandes géneros beneficiados. Por ejemplo, Taylor Swift, que se dio el gusto de cantar a duo con Alanis Morissette, la tiene como una referente que avivó la chispa de sus antecesoras. Y claro, cómo la artista pop del desamor más actual no podía haberse inspirado en la autora de You Oughta Know. También Katy Perry cuenta que Alanis “la inspiró a decir mi verdad”. Es decir: la figura de Alanis Morissette se convirtió a mediados de los noventa en un catalizador dentro de una industria primordialmente dominada por artistas masculinos. Si bien Alanis no fue quien marcó el camino, si fue quien dio un portazo al entrar: aquí estoy yo.

Y las admiradoras siguen: Florence Welch, de Florence + The Machine habló de Alanis como una de sus heroinas de joven. Pues si hablamos de tono confesional, podemos hablar de exorcizar fantasmas hablando de ellos, haciéndolos públicos.

Quien lo expresa claramente es la cantante de Paramore, Hayley Williams: Alanis fue un momento definitivo para las mujeres en el rock. Pues nadie se esperaba esta explosión de una cantante pop adolescente. Pero ahí estaba. Y también como cuenta Williams, ese gran hit fue absorbido por la industria de la época.

Dentro del contexto de fines de los noventa e inicio del 2000, Evanescence supo canalizar un sonido reminiscente del Nu Metal. Además de las claras referencias a Korn y sus congéneres Linkin Park, se hace difícil pensar que la banda de Amy Lee consiguiera tanto éxito con su debut Fallen de 2003 sin el antecedente de Alanis Morissette. Incluso canciones de Alanis como Baba o Would Not Come de (Supposed Former Infatuation Junkie suenan a canciones que pudiera tocar Evanescence.

Para terminar, mencionaremos a Avril Lavigne, que vivió su auge a inicios de los 2000 con su álbum Let Go y su single Complicated, comentó que Jagged Little Pill es en efecto su disco preferido. Ambas lo hacen: una suerte de rock y pop a modo de ocurrencias cotidianas, observaciones de todos los días y notas de un diario íntimo.

Más contenido relacionado