Ir al contenido

La historia de Foo Fighters: Dave Grohl y su legado

Foo Fighters se ha vuelto una de las bandas más relevantes del rock en los últimos años. En esta línea de tiempo repasamos cómo:

La historia comenzó como un proyecto en solitario del ex-baterista de Nirvana, Dave Grohl, que prontamente se convirtió en una de las bandas más relevantes para el rock de las últimas décadas.

Durante su carrera, Foo Fighters grabó 10 álbumes de estudio y ha colocado varias canciones en las listas de éxitos, como Everlong, Monkey Wrench, Learn to Fly, The Pretender, Rope y Best of You.

Para descargar la línea de Foo Fighters click en la imagen:

Pre Foo Fighters: Scream y Nirvana

Antes de iniciar Foo Fighters, desde el año 1986 Dave Grohl se había hecho algo de fama en el under de Washington, Estados Unidos, tocando la batería para la banda hardcore Scream. Fue durante su participación en esa banda que Kurt Cobain y Krist Novoselic, impresionados por su estilo, lo invitaron a sumarse a Nirvana.

Con Nirvana Dave Grohl grabó el reconocido Nevermind (1991) y su álbum de estudio final, In Utero (1993). El sonido de batería de Grohl fue definitorio para el éxito de la banda y Grohl quedó en la historia como uno de los tres miembros que cambió la música de los noventas.

Tras la muerte de Cobain, en abril de 1994, Dave Grohl comenzó su proyecto Foo Fighters. Todo esto se puede ver y leer en la línea de tiempo de la historia de Nirvana.

Foo Fighters: el éxito de los inicios

En 1995 Dave Grohl grabó el disco homónimo debut de los Foo Fighters. Se encargó de todos los instrumentos él solo: guitarras, batería, bajo y voz. Luego, con el álbum ya completado, decidió convocar a otros músicos para formar una banda y salir a promocionar el disco.

Los miembros de Foo Fighters que se sumaron fueron Nate Mendel en el bajo, Pat Smear en la guitarra y William Goldsmith en batería. El álbum tuvo éxito comercial con tracks como I’ll Stick Around y Big Me.

Para 1997 Foo Fighters entró a grabar su segundo álbum. Conflictos con William Goldsmith llevaron al alejamiento de este, siendo Dave Grohl quien tocó la batería en la mayoría del disco. Así, los Foo Fighters lanzaron The Colour and The Shape, su disco más exitoso. Tracks como Monkey Wrench, Everlong y My Hero les otorgaron reconocimiento mundial.

Tras grabar el álbum, Taylor Hawkins se sumó como baterista y el guitarrista Pat Smear abandonó la banda.

Como trío fue que Foo Fighters grabó su tercer álbum, There is Nothing Left to Lose, en 1999. El disco, si bien no alcanzó la popularidad de su antecesor, fue un éxito para la banda con singles como Learn to Fly y Break Out.

A fines de 1999 se suma Chris Shiflett como guitarrista, y así Foo Fighters volvieron a tener cuatro miembros.

Era 2000: Foo Fighters se consolidan

En 2002, tras una larga batalla legal sobre los derechos de la música de Nirvana que atrasó el trabajo de Foo Fighters, salió a la venta One By One. Si bien no es su disco más sólido, tiene reconocidas canciones como All My Life y Times Like These.

Para esta altura Dave Grohl era toda una personalidad del rock: se había dado el gusto de grabar con Lemmy Kilmister y otras personalidades del heavy metal en su proyecto Probot de 2004. También, Grohl había grabado las baterías del disco de Nine Inch Nails With Teeth (2005). Además, Dave Grohl ha participado en los cuatro discos de estudio de Tenacius D.

In Your Honor fue lanzado en 2005 como disco doble: una primera parte pesada y rockera; una segunda acústica. El disco no es su mejor esfuerzo musical, pero aún así contiene el clásico Best of You.

En 2007 Foo Fighters lanzó Echoes, Silence, Patience & Grace. Apalancado por la canción The Pretender, volvió a poner a Foo Fighters en las listas de éxitos.

Vale la pena mencionar que en 2009 Dave Grohl, en conjunto con el cantante de Queens of The Stone Age Josh Homme y el bajista de Led Zeppelin, John Paul Jones, lanzaron el disco homónimo del super grupo Them Crooked Vultures.

Los Foo desde 2010: íconos del rock

Para 2011 reingresó a la banda el guitarrista Pat Smear, por lo que Foo Fighters pasó a ser un quinteto. La formación, ahora conformada por Dave Grohl, Chris Shiflett, Nate Mendel, Taylor Hawkins y Smear, grabó el exitoso Wasting Light. Rope y Walk sirvieron como cortes de difusión.

En 2014 Foo Fighters lanzó Sonic Highways, disco que no logró el éxito de sus antecesores. Es a partir de este momento que, si bien la banda no pierde relevancia, sus discos comienzan a tener menos éxito comercial.

A esta altura Foo Fighters ya estaba consolidada como uno de las mayores bandas de rock de las últimas décadas, con discos multiplatino y singles exitosos. Dave Grohl es ya un músico de reconocida trayectoria y por derecho propio, más allá de Nirvana. La banda consiguió probar consistentemente que podía mantenerse vigente y llenar estadios.

Además de los ya mencionados, Dave Grohl fue convocado para diversos proyectos musicales, como Bleed Like Me de Garbage y If You Have Ghost de Ghost.

En 2017 salió a la venta Concrete and Gold. El disco, aunque mejor que su predecesor, tampoco impactó demasiado en la crítica y el público. Marca la adición del tecladista Ramy Jaffee, convirtiendo a Foo Fighters en un sexteto.

En 2021 salió al mercado el bien recibido Medicine at Midnight. Meses después, bajo el nombre “Dee Gees”, Foo Fighters lanzó el EP Hail Satin.

La más reciente producción de la banda es la película de horror/comedia Studio 666, basada en la grabación de su más reciente LP.

Contenido relacionado

La historia de Nirvana en una línea de tiempo

Las influencias de Foo Fighters